Sabemos que sí vives en la Ciudad de México puede ser que el tema “contaminación” puede haber llegado a tu hartazgo, lo cierto es que el problema apenas comienza. Los responsables no creemos que sean únicamente el parque vehicular, tampoco creemos que poner hologramas y limitar la  circulación con base en colores vaya a mejorar el aire que respiramos. ¿Quién no se ha visto tentado en comprar un par de carcachitas para darle “la vuelta” al problema?

Ahora bien, les vamos a decir algo que ya saben: los capitalinos no nacimos con ruedas, perfectamente podríamos optar por el transporte público; pero quién demonios lo puede utilizar sin rozar cada centímetro de nuestro cuerpo con el compañero de a un lado.

Tal vez te interese:  Reebok lanza campaña en mancuerna con Ronda Rousey

Ahora bien existen las Ecobicis, para quien no sepan qué es. Son unas especies de islas con bicicletas que pueden ser usadas por un periodo determinado de tiempo y la renta es prácticamente nula, simplemente se hace un pago anual por la tarjeta inteligente. La única forma de pagar es si dañas la bicicleta, si te pasas de tiempo de renta o bien si no la entregas por el motivo que sea.

Tal vez te interese:  Herschel Supply toma inspiración del alpinismo

Lo anterior no suena tan mal aún y con la nula conciencia vial que por excelencia tenemos los mexicanos pareciera buena idea movernos a través de estas bicicletas rentadas o bien propias, pero en contingencias ambientales, el manual indica no practicar ninguna actividad física al exterior, ¿entonces nuevamente se cierra la tenaza? Parece que no, ya que de acuerdo con investigadores de la Universidad de Cambridge los beneficios a la salud del ejercicio le ganan al impacto negativo del ambiente.

“Incluso en Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo con niveles de contaminación diez veces mayores que los de Londres, la gente tendría que usar la bicicleta más de cinco horas a la semana para que los riesgos de la contaminación superaran los beneficios para la salud”, dijo el Dr. Marko Tainio de la Universidad de Cambridge, quien encabezó el estudio.

Tal vez te interese:  Mark Hamill ganará el Oscar: J.J. Abrams

Así que de acuerdo con este estudio, podríamos usar la bicicleta para tramos cortos quizá con un máximo de una diaria y podríamos evitar utilizar el auto, el transporte público o pagar el sobre precio –o elegantemente tarifa dinámica- de Uber por mencionar algunas “opciones” de movilidad.

ciclismo.jpgMENOS_COCHE_MAS_BICI.JPGLa_bicicleta_como_medio_de_transporte_urbano.jpgbici_curro_ps.jpg

COMPARTIR