De último momento, Mercedes aumentó de tono su discurso contra el racismo. Primero fue su piloto, Lewis Hamilton, a este llamado se unió, Toto Wolf, director de la escudería y posteriormente -por el momento- quieren recordar en cada curva su postura, “repintando” el monoplaza que diputará el campeonato 2020.

Mercedes define su idea de llevar un coche negro como dos objetivos:

“Una declaración de que estamos en contra del racismo y la discriminación en todas sus formas”

“Y una promesa pública de mejorar aún más la diversidad de nuestro equipo y nuestro deporte”.

El equipo alemán reacciona así al movimiento #BlackLivesMatters que cobró fuerza en las últimas semanas tras los incidentes racistas que tuvieron su punto culminante en Estados Unidos con la muerte de George Floyd.

Tal vez te interese:  Daniel Ricciardo se une al equipo de Fórmula 1 Renault Sport

El color no es el único cambio que se verá en el reivindicativo W11, Mercedes así lo explica:

“Para 2020, hemos decidido competir con una decoración de base completamente negra como una promesa pública de mejorar la diversidad de nuestro equipo, y una declaración clara de que estamos en contra del racismo y todas las formas de discriminación. La petición “End Racism” (Acabemos con el racismo) aparecerá en el halo de ambos coches, y la iniciativa de la F1 #WeRaceAsOne aparecerá en los espejos del W11″.

Tal vez te interese:  SEAT arranca la producción de una nueva caja de cambios

Además, Lewis Hamilton y Valtteri Bottas disputarán la temporada 2020 con monos negros y ambos pilotos también adaptarán los diseños de sus cascos.

Mercedes cambia de decoración al negro, es contra el racismo, asegura

COMPARTIR