Debemos de admitirlo, previo a esta prueba de manejo teníamos muchas dudas del Toyota Prius que básicamente procedía de un desconocimiento del producto de nuestra parte. Los que sí queríamos y lo hicimos era conducirlo los mayores kilómetros posibles, bajo todas las condiciones que pudiéramos.

La ruta elegida fue de Playa del Carmen y con destino final, Puebla pasando por Campeche, Villahermosa, Veracruz. En total 1651 km y quien conoce éstos caminos sabrá que tenemos calor, humedad, ciudad, curvas, en fin todos los escenarios que denotarían alguna falla en cualquier vehículo.

Al final de los 1651 kilómetros se obtuvieron un consumo promedio de 22.1 km/L en, repetimos, condiciones reales. Pero ¿cómo lo logra?

Toyota Prius tiene un sistema denominado Hybrid Synergy Drive (HSD) se compone de un motor de combustión de 4 cilindros y 1.8 litros que funciona con ciclo Atkinson y que entrega 95 hp y 105 lb-pie de torque, así como un generador eléctrico de 71 hp y 120 lb-pie (la potencia total es de 121 hp).

Tal vez te interese:  Alpine A120 se desnuda

En palabras sencillas estos sistemas operan en todo momento por ejemplo tiene cuatro modos de manejo: Eco, EV, Normal y Power.

Eco: el auto abre la puerta al rendimiento de combustible haciendo que el sistema del aire acondicionado enfríe un poco menos, créanos es casi imperceptible, pero no sólo eso, en este modo de manejo da prioridad a un manejo más conservador.

Normal: Prius determinará la mejor forma de propulsión, ya sea eléctrica o combinada de acuerdo a la demanda de energía y velocidad que el conductor requiera mediante el pedal del acelerador. Esta modalidad toma en cuenta hábitos de manejo y condiciones de operación para adaptarse al modo de manejo del conductor.

Tal vez te interese:  KIA Stinger sin prejuicios

PWR (Power): Contrario al modo Eco, esta modalidad ofrece la máxima respuesta, aceleración y desempeño del vehículo.

  EV (Vehículo Eléctrico): Esta modalidad hace que Prius opere en modo cien por ciento eléctrico en distancias cortas y a bajas velocidades.

En este sentido vale la pena resaltar que Pruis no se conecta a la luz, la recarga de las baterías lo hace cuando el vehículo opera con el motor a gasolina y a través del frenado.

Al interior ofrece todas las tecnologías de conveniencia necesarias, destaca el sistema de info – entretenimiento con comandos de voz y pantalla táctil de 7” que alberga al sistema de navegación, Head Up Display, Cargador por inducción para teléfonos móviles, volante multifunción y un sistema de aire acondicionado con función S-Flow que permite concentrar el enfriamiento en las plazas delanteras y así ser más eficiente, entre otros.

Tal vez te interese:  BMW Z4 2019, el biplaza de BMW está de vuelta

En materia de seguridad ofrece 8 bolsas de aire, ABS, Control de Estabilidad, Control de Tracción y tecnología de frenado inteligente SST.

En el mercado mexicano se ofertan dos versiones que se diferencian una de la otra únicamente el tema “gadgets y materiales” no en seguridad, ni rendimientos con un precio de $339,700 pesos y $399,700 pesos mexicanos.

Y por si esto no fuera suficiente: las pilas tienen la misma vida útil que el vehículo mismo y el gasto de mantenimiento es similar al resto de la gama Toyota.

0G0A2696.jpg0G0A4569.jpg0G0A3923.jpg0G0A3374.jpg0G0A3271.jpg0G0A3264.jpg0G0A3261.jpg0G0A3090.jpg0G0A2669.jpg

COMPARTIR