En el papel, el Acura NSX es impulsado por el motor V6 de 3.5 litros DOHC a 75° con lubricación de cárter seco y una nueva transmisión de nueve relaciones de doble embrague (9DCT) que en conjunto comprenden la unidad de potencia trasera. Colaborando con la respuesta inmediata de aceleración se encuentra un par de motores eléctricos (TMU) colocados de manera independiente en cada rueda del eje delantero.

Tal vez te interese:  El rumbo de Renault México es liderado por una mujer

La peculiar combinación de un motor de combustión interna con el uso de dos motores eléctricos ofrece al NSX 2017 una potencia y un torque excepcionales que le otorga una tremenda respuesta de aceleración. La potencia total del sistema es de 573 caballos de fuerza – 500 hp provenientes del motor de gasolina y 73 hp provenientes del par de motores eléctricos ofrecen un arranque prácticamente lineal.  

Tal vez te interese:  Designan a Raymundo Cavazos como director de Volvo México

Esto la sabemos todos, pero cómo se concibe este brutal súper deportivo en donde la tecnología está presente en cada centímetro, pero que se contradice con lo artesanal de su fabricación, en donde las manos humanas, superan por mucho a las máquinas.Acura.NSX.Frabrica.1.jpg

El proceso de montaje del motor, y de los revestimientos interiores, como veremos en este vídeo se lleva a cabo en un taller donde la pulcritud y la calma reinan sobre todo lo demás, nada que ver con las líneas de montaje de un turismo, en las que no dejan de pasar coches con una cadencia que en ocasiones se mide en órdenes de segundos.

Tal vez te interese:  Con 9 palabras Elon Musk se hizo $1,400 mdd más rico
COMPARTIR