El futuro de la moda está hecho a mano, de acuerdo a la galardonada diseñadora de modas y activista Carla Fernández. La primera colección cápsula de Fernández, Carla Fernández for 8, se comunica a través de la moda para contar la historia detrás de las comunidades artesanales de México, y cómo su herencia y artesanía se puede aplicar a la moda contemporánea.

Ganadora del Premio Internacional Young Fashion Entrepreneur en el año 2008 por el British Fashion Council, y laureada con el Premio Prince Claus, el trabajo de Fernández es relevante en Europa y México. La colaboración con 8 celebra el ADN similar de ambas marcas basado en la labor artesanal, y está dirigido a clientes que defienden el “slow fashion”: valoran todo lo hecho a mano y están informados del proceso por el cual sus prendas están hechas.

La colección cápsula incluye piezas ready to wear creadas en colaboración con artesanos de diferentes comunidades en México, resaltando un proceso de diseño con muchas capas y demostrando técnicas como el bordado manual de Xochitlán y Pahuatlán en el Estado de Puebla; y el calado charro tradicional de artesanos basados en la Ciudad de México.

Tal vez te interese:  ¿Twitter seguirá los pasos de Yahoo?

La colección cápsula Carla Fernandez for 8 estará disponible en carlafernandez.com, yoox.com y en tiendas Carla Fernández selectas.

Carla Fernández, Una Innovadora Social

Carla Fernández es una marca de moda basada en la Ciudad de México, inspirada por la riqueza textil y geométrica de México. Ha sido aclamada internacionalmente por su extraordinario acercamiento al preservar el rico legado cultural de las comunidades indígenas de México, transformándolo en moda, textiles y accesorios. Su punto de vista contemporáneo hacia los métodos manuales comprueba que la moda ética puede ser innovadora y avant-garde.

Una agente de cambio, trayendo nuevo significado a la moda de lujo, Carla Fernández viaja a través de México visitando comunidades de artesanos que se especializan en textiles hechos a mano, utilizando técnicas indígenas ancestrales. Su acercamiento de labor intensiva está ayudando a sostener técnicas artesanales y a las personas que colaborar con la marca. Haciendo frente a la “moda rápida” de hoy, está ayudando a jóvenes artesanos a entender que pueden generar una carrera continuando las tradiciones de su familia en lugar de migrar a las ciudades y eventualmente perder su comercio.

Tal vez te interese:  Detrás del Motor del Nissan GT-R, la historia de un artesano.

Fernández trabaja de cerca con artesanos en la plataforma de cada proyecto, donde las técnicas como el telar o el bordado son una parte integral de la producción de nuevas piezas y colecciones. Los artesanos se vuelven socios y son compensados justamente por sus contribuciones.

Al trabajar de este modo, en pequeñas carreras de producción, su proceso ayuda a preservar y elevar el rico legado textil de las comunidades de México y dándoles relevancia contemporánea. Su visión de una producción ética y su metodología de trabajo le han ganado respeto, al igual que su compromiso de crear un mecanismo que mantenga la vitalidad de las tradiciones de las comunidades intactas.

Al estudiar la indumentaria mexicana por las últimas dos décadas, Fernández ha desarrollado un nuevo vocabulario de diseño, mezclando las técnicas manuales con formas contemporáneas. Su colección está basada en la tradición mexicana de crear moda a partir de cuadrados y rectángulos, también conocido como el método de “La Raíz Cuadrada”. El proceso se basa en la construcción utilizando la tela completa, drapeada con fluidez, al opuesto de cortar patrones, definidos por costuras para ajustarse al cuerpo.

Tal vez te interese:  ¿Cómo recuperarnos después de correr un maratón?

En 2016, Fernández presentó su exposición individual en el Museo Jumex, “La Diseñadora Descalza: Un Taller Para Desaprender”, una variación de la exposición presentada en el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston; en Heath Ceramics, San Francisco, y en Los Ángeles, California. En 2013, fue presentada con el Premio Prince Claus de Amsterdam, el cual reconoce a artistas cuyas acciones culturales tienen un impacto positivo en el desarrollo de su sociedad. La revista i-D la presentó en 2009 como una de las 40 mejores diseñadoras del momento, y su trabajo ha sido publicado en el New York Times, ELLE, Vogue, InFashion, i-D, Harper’s Bazaar, Wallpaper*, entre otros. 

BQ2A5150.jpgBQ2A7551.jpgBQ2A7230.jpgBQ2A7338.jpgBQ2A7211.jpg

COMPARTIR