Mary Barra, presidenta ejecutiva de General Motors lo confirmó: la compañía que dirige no mudará la producción del Chevrolet Cruze Hatchback que ensambla en México a Estados Unidos, esto aún y cuando el presidente electo Donald Trump ha señalado directamente a ese vehículo como uno de los modelos a los que serían impuestas sanciones arancelarias si su fabricante no mudaba su producción a territorio estadounidense.

Tal vez te interese:  El casco derretido de Darth Vader podrá ser tuyo

Me estás oyendo Ford…

En declaraciones dadas a conocer en el Salón del Automóvil de Detroit, la directiva -que paradójicamente figura como asesora de política económica de Trump- aseguró que la idea de mover la producción de México a Estados Unidos es imposible, toda vez que “el nuestro es un negocio de plazos muy largos con inversiones significativas donde las decisiones se toman con dos, tres y hasta cuatro años de antelación”, detalló.

Tal vez te interese:  NASCAR para PlayStation 4 y Xbox One

En contexto…

El pasado 3 de enero, fiel a su estilo y a través de su red social favorita, @realDonaldTrump advirtió “México está enviado modelos del Chevy Cruze hechos en México a Estados Unidos libres de impuestos a través de la frontera. Háganlos en EEUU o paguen un gran impuesto fronterizo”

Mensaje original:

General Motors is sending Mexican made model of Chevy Cruze to U.S. car dealers-tax free across border. Make in U.S.A.or pay big border tax! 

Tal vez te interese:  #BridgesNotWalls: Sergio ‘Checo’ Pérez (Video)

La manzana de la discordia… 

Chevrolet Cruze hatchback.jpg

COMPARTIR