La selva del Amazonas estar ardiendo, un fenómeno casi imposible de acuerdo con especialistas debido a las condiciones de humedad y climáticas que imperan en la región.

El Amazonas representa en su totalidad, el 60 por ciento del total del oxígeno que respira… el mundo y, aun así, la mezquindad humana se hace patente y buscan acabar con ella.

Pero no necesitamos ir tan lejos para observar esta “falta de respeto por el medio ambiente”, de acuerdo con el instituto de geografía de la UNAM cada año, en México, perdemos 500 mil hectáreas de bosques y selvas.

Esta pérdida irresponsable y sin medida, nos coloca en el quinto lugar de deforestación a nivel mundial.

Así que, en pocas palabras, una vez más los humanos demostramos no merecemos el lugar en donde vivimos. Que escupimos para arriba.

Tradicionalmente el Amazonas era un lugar a prueba de fuego, en la selva tropical más grande del mundo, la humedad es tan alta que, en ciertas áreas, sus bosques son capaces de crear su propia temporada de lluvias con el vapor de agua que transpiran sus hojas y esto actúa como una barrera natural e inquebrantable a la formación de fuego… de forma natural.

Tal vez te interese:  Estas motos dominarán el futuro

Entonces ¿por qué entonces hay varios puntos de fuego ardiendo sin control desde hace más de dos semanas?

De acuerdo con la BBC hay pocas evidencias de incendios forestales naturales en la Amazonía porque eso requeriría que hubiera rayos secos, es decir, sin lluvia.

Por lo tanto, la gran mayoría de incendios que se dan en esta región poco poblada son iniciados por los seres humanos.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil está dispuesto a discutir la ayuda del G7 para la Amazonia si Emmanuel Macron, presidente de Francia “retira sus insultos”.

Estos incendios se comenzaron a registrar en los ochentas. A consecuencia de la ganadería y la tala, porque la ganadería involucra la quema de árboles y la tala hace que el bosque sea más inflamable.

En lo que va del año se han detectado 72,843 incendios. Es decir, un 83% más que durante las mismas fechas del 2018. La Amazonía está ardiendo como nunca había ardido en los últimos años.

Tal vez te interese:  El Gusano de la Gran Manzana

Y esto debería de ponernos en alerta a todo el mundo, porque si bien aun no es posible cuantificar qué pasaría, a nivel mundial, si el Amazonas desapareciera, Greenpeace ya realizó una ejemplificación muy cercana a la realidad.

Las enormes selvas tropicales del Amazonas tienen la capacidad de absorber hasta 2,400 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año. Eso supone la cuarta parte de todo el carbono absorbido por los bosques de todo el mundo. Así que Houston… tenemos un problema…. Un gran problema.

Pero hay más, el Amazonas es una especie de Arca de Noe, viven un 9.5% de todas las especies del planeta; uno de cada cinco especies de pájaros y una de cada cinco especies de peces.

El Amazonas es el hogar de 40 mil especies de plantas, 2,200 especies de peces, 1,294 de pájaros, 428 de mamíferos y 378 de reptiles endémicos.

Pero más allá algunas versiones apuntan que en caso de que el Amazonas desapareciera, es tal su influencia en lluvias y suelos a nivel mundial que la erosión del Amazonas es igual a la erosión del mundo.

Tal vez te interese:  Bentley Corniche: El eslabón perdido renace de la Mano de Mulliner

Pero, si quieres presenciar una devastación ecológica, no tienes que ir tan lejos, en México está ocurriendo lo mismo, los bosques y selvas están siendo borradas de forma alarmante.

En México, la principal causa de deforestación es el cambio de uso de suelo para convertir los bosques en campos de cultivo. Esa práctica ha sido fomentada por todos los niveles de gobierno, que sólo han visto los bosques y las selvas como terrenos ociosos, sin poder entender sus múltiples beneficios ni su carácter vital.

Una serie de incentivos perversos brindados por el gobierno ha propiciado que la gente corte sus bosques a cambio de recursos económicos.

Otro factor que atenta contra los bosques es la tala ilegal, un problema grave en nuestro país pues se estima que el 70% del mercado nacional de madera tiene procedencia ilegal.

Incendio en el Amazonas, prueba de la voracidad humana

COMPARTIR