SEAT presentó la cuarta generación del León, vehículo insignia de la marca española que puede presumir la venta de 2.2 millones de unidades durante las tres generaciones anteriores.

Esta nueva generación indudablemente cambió por ejemplo creció, 86 mm en el caso del 5 puertas, 93 mm en el caso del familiar, siendo ahora ligeramente más estrecho, 16 mm y más bajo, 3 mm.

El nuevo lenguaje de diseño, el cual entre los fanáticos de la marca ha sido igualmente querido que, odiado, nos recuerda al SEAT Tarraco en el que la parrilla y grupos ópticos recae gran parte de la responsabilidad visual.

En su interior destaca la puesta por una mayor sensación de amplitud y dinamismo y el protagonismo de la tecnología, con la instrumentación digital de 10.25 pulgadas, con la pantalla de hasta 10 pulgadas (8,25 pulgadas en las versiones de entrada).

Se prescindieron de los botones en la consola central, todo se gestiona a través del sistema multimedia y este paso a disponer de unas superficies táctiles para controlar la temperatura o el volumen.

El sistema multimedia se convierte en uno de los ejes principales de este nuevo SEAT León, que además cuenta con conectividad con Android Auto y Apple CarPlay, destacando la posibilidad de conectar nuestro smartphone a través de esta última función sin necesidad de cables.

Además, tenemos una iluminación ambiental personalizaba que reacciona a aspectos como el cambio del modo de conducción o para alertarnos de que hay un vehículo en nuestro punto ciego.

Tal vez te interese:  SEAT piensa que el futuro posible a través de ‘coches compartidos’

Todos los elementos del habitáculo han sido diseñados con precisión ergonómica; el espacio interior es más cómodo para los ocupantes. Tanto desde el asiento del conductor, como del copiloto, o en la parte trasera, el habitáculo está desarrollado para adaptarse a los ocupantes como un guante, ofreciendo una gran sensación de seguridad.

Esta nueva generación incluye cuatro modos de conducción (Eco, Normal Sport, e Individual), que permiten a los conductores adaptar el nuevo SEAT León a sus requisitos exactos.

Gasolina

La oferta de motores de gasolina del nuevo León son unidades de inyección directa y turbocompresor, que proporcionan potencias de entre 66 kW/90 Hp y 140 kW/190 Hp.

Los dos motores de menor potencia, que producen 66 kW/90 Hp y 81 kW/110 Hp, se trata de dos bloques 1.0 TSI de tres cilindros, que se utilizan por primera vez en el SEAT León.

Los motores de gasolina más grandes, de 1.5 litros, ofrecen un alto nivel de rendimiento y mantiene la seguridad de una eficiencia optimizada. Ofrece potencias de 96 kW/130 Hp y 110 kW/150 Hp. Este bloque motor integra el sistema de Gestión Activa de Cilindros para maximizar la eficiencia.

Ambos motores de 1.0 TSI y el 1.5 TSI de 96 kW/130 Hp, utilizan un proceso de combustión de ciclo Miller y un turbocompresor de geometría variable, con lo que aumentan su eficiencia en hasta un 10%.

Tal vez te interese:  Audi e-tron Sportback, el futuro se hace presente

Como colofón también dispone de la versión 2.0 TSI de 140 kW/190 Hp, asociada a la transmisión de doble embrague DSG.

Diesel

La tecnología Diesel sigue siendo muy importante para reducir las emisiones de carbono, y el nuevo León cuenta con tres opciones TDI de 2 litros.

Ambas versiones de carrocería (5 puertas y Sportstourer), se ofrecen con cambio manual para los motores TDI de 85 kW/115 Hp, y con transmisión manual o DSG, para el bloque TDI de 110 kW/150 Hp de potencia. El Sportstourer también está disponible con una versión de 110 kW/150 Hp asociada a la caja de cambios DSG y al sistema de tracción integral 4Drive de SEAT.

Todos los motores Diesel presentan un nuevo sistema de reducción catalítica SCR de dosificación doble, es decir, que realiza una inyección doble de AdBlue para reducir significativamente las emisiones de NOx en comparación con los motores Diesel de la generación anterior del León. El resultado es una gama de motores Diesel que cumplen con los estrictos requisitos de la más reciente normativa en cuanto a emisiones.

mHEV

El nuevo SEAT León también incluye ahora la tecnología de micro hibridación o ‘Mild-Hybrid’ (eTSI), que permite alcanzar unos niveles de eficiencia aún más altos, y disponen, al igual que los motores TGI, de la etiqueta ECO de la DGT.

Tal vez te interese:  Una nueva SUV en México, SEAT Arona

Disponible con los motores de gasolina 1.0 TSI de 81 kW/110 Hp, y 1.5 TSI de 110 kW/150 Hp, el nuevo León eTSI combina la tecnología de micro hibridación de 48 V con el motor de combustión, que aporta una mayor eficiencia. Esta mecánica está asociada a una transmisión de doble embrague en lugar de la manual.

Esta tecnología utiliza un generador de arranque y una batería de iones de litio de 48 V, y permite al nuevo León circular en punto muerto con el motor apagado en algunos escenarios de conducción, recuperar energía al frenar, y dar apoyo al motor con la asistencia eléctrica, obteniendo así un plus en eficiencia nunca visto en las anteriores generaciones.

PHEV

Y puesto que SEAT amplía el uso de la electrificación, el nuevo León también incluye una avanzada variante híbrida enchufable: eHybrid. Combina un motor de gasolina 1.4 TSI con un motor eléctrico, alimentado por un conjunto de baterías de iones de litio de 13 kWh de capacidad, el SEAT León eHybrid consigue una potencia conjunta de 150 kW/204 Hp, asociado a una transmisión DSG de seis velocidades.

El nuevo SEAT León ruge así…

COMPARTIR