Mercedes-AMG GT Black Series es la versión con el motor más potente y con el ajuste de chasis más extremo de la firma automotriz.

Listo para ser comprado. La marca comenzará a aceptar los pedidos en el último trimestre del 2020 a un precio no revelado. En estos niveles, el dinero es lo de menos.

Qué puedes hacer con el que es considerado el Mercedes Benz de calle con el motor más potente hasta ahora, con soluciones técnicas utilizadas en competición para mejorar su rendimiento, un vehículo pensado para utilizarse circuito, pero que cumple con la normativa para circular por las calles.

Que los números hablen por sí solos: este misil de largo alcance dispara su velocidad punta hasta los 325 km/h y sus cifras de aceleración son igualmente espectaculares.

Pasa de 0 a 100 km/h en 3.2 segundos, de 0 a 200 km/h por debajo de 9 segundos. Para lograr alcanzar su velocidad máxima tardan 20.4 segundos.

Tal vez te interese:  5 tecnologías automotrices presentadas en el CES

El corazón del Mercedes-AMG GT Black Series corresponde a un V8 de 4.0 litros biturbo, que eroga unos descomunales 720 caballos de fuerza a 590 libras-pie de par motor. Todo ese poderío es enviado al eje frontal mediante una transmisión AMG Speedshift DCT 7G, que como habrás de esperar es de doble embrague y siete cambios.

Otros deportivos de potencia parecida son el McLaren 720S Coupé, el Ferrari 812 Superfast y el Lamborghini Aventador SVJ; los tres aceleran más y alcanzan una velocidad máxima superior, aunque ninguno está orientado a un uso principal en circuito.

El sistema de frenos está a cargo de discos cerámicos con pinzas en color negro, calzando unos neumáticos Michelin Pilot Sport, con rines de aleación ligera de 19 pulgadas para la parte de enfrente y de 20 pulgadas para el eje trasero.

Para un mayor control a altas velocidades, cuenta con un sistema de tracción ajustable en 9 etapas distintas, a través de cual es posible modificar la puesta a punto de este deportivo para que se comporte con mayor soltura dependiendo de cada circuito donde queramos ponerlo a prueba.

Tal vez te interese:  El Delorean vuelve del pasado, será actualizado y producido en ‘masa’

Antes de la estética, Mercedes-AMG GT Black Series fue pensado en el desempeño, un ejemplo, la parrilla frontal que proviene directamente del vehículo de competición AMG GT3, es más grande que la de cualquier otro AMG GT y gracias a su mayor superficie, ya no son necesarias las dos tomas laterales.

En vez de estas tomas laterales hay unas ranuras pensadas para suavizar el flujo de aire hacia los laterales de las ruedas, que además ayudan incrementar la presión aerodinámica en esa zona y mejorar la refrigeración de los frenos.

En la zona posterior hay un gigantesco alerón, fabricado en fibra de carbono el cual es ajustable electrónicamente dependiendo de las necesidades en el manejo para ello hay cuatro posiciones que influirán directamente en su comportamiento: Basic, Advanced, Pro y Master

Tal vez te interese:  ¡Porsche dota al 911 GT2 RS 2018 de 700 caballos de potencia!

Al interior vemos una coherencia estética y funcional con la filosofía de este verdadero fecha de planta, la configuración combina perfecto con la agresiva estética exterior, incluyendo asientos AMG Performance revestidos en cuero nappa y microfibra Dinamica en color negro, que resaltan mediante costuras en color naranja.

Además, cuenta con un tablero digital de 12.3 pulgadas, volante AMG Performance con mandos y un sistema de info-entretenimiento táctil de 10.35 pulgadas.

Y ya finalmente, para el manejo a un más extremo, está disponible el AMG Track packed, que adiciona barras antivuelco de titanio, asientos de cubo fabricados con fibra de carbono (disponibles con arneses o con cinturones de cuatro puntos) y un extintor funcional que pese únicamente 2 kilogramos.

Mercedes-AMG GT Black Series: una auténtica flecha plateada

COMPARTIR